“El invierno”: Un camino difícil de cruzar

Ningún plano parece elegido al azar en el estreno como director de Emiliano Torres. Y es que su premiada “El invierno” retrata como pocas veces vimos la crudeza del frío de la Patagonia, con una fotografía exquisita que pone el ojo en el lugar más introspectivo de los personajes. Una historia simple, árida pero con una riqueza visual para no desmerecer.

La historia transcurre en la provincia de Santa Cruz, sur de nuestro país, en una estancia dedicada a la esquila de ovejas, donde dos trabajadores rurales se cruzan en una relación que terminará por ser más dramática de lo que suponen. El actual capataz del lugar, Evans -Alejandro Sieveking- y el joven Cristian Salguero -Jara- que llega a la finca para ofrecer su trabajo, recorren un vínculo que irá desde el respeto, la admiración, hasta las tensiones en un recorrido crudo, con un clima a prueba del frío, el alcohol y la soledad.

El desafío de haber trabajado con dos actores tan disímiles, cuenta Torres en una entrevista, termina por enriquecer la obra. El chileno Sieveking (El Club, 2015) es, sin riesgo exagerar, uno de los actores trasandinos más reconocidos aunque más vinculado al teatro. Incluso es dramaturgo y autor de numerosas obras. Mientras que el representante argentino, había hecho su debut recién el año pasado en La Patota, y fue elegido en un casting en su Misiones natal. El tercero más reconocido del elenco es Pablo Cedrón, quien auspicia de mano derecha de los dueños de la finca, un matrimonio de origen francés.

Emiliano Torres fue asistente de directores como Daniel Burman (“Esperando al Mesías 2000); Enrique Piñeyro (“Whisky, Romeo, Zulú” 2002) y Marco Bechis (“Garage Olimpo” 1999). Justamente en esta última fue donde conoció a su amigo y director de fotografía, Ramiro Civita con quien trabajó en este film para lograr imágenes de una belleza inusitada: montañas, lugares desolados, establos, rebaños, vistas con una mirada exigente.

Son ellos los que en la 64° edición del  Festival Internacional de Cine San Sebastián, acaban de ganar el Premio Especial del Jurado ex aequo; y su par en fotografía, la Concha de Plata al mejor trabajo en su rubro.

Quizás el mérito de su calidad visual sea el más valedero de todos y contrapese bastante con el guión. Si bien está construida en base a un ritmo acorde con el lugar, en el cual uno puedo ingresar al comienzo del film y reconocer que en esa clave se moverá el relato, en determinados momentos claves se vuelve un tanto confuso el desenlace de ciertas situaciones. Está muy bien generada la tensión de algunos pasajes y los peligros que, por ejemplo, atraviesa Jara cuando se queda solo en la finca; pero no resulta muy convincente la resolución del conflicto con Evans.

Nos quedamos con el desafío visual que propone, con el uso de luz natural, aprovechando la amplitud de esa tierra tan rica estéticamente como solitaria. Con ese viaje lleno de incertidumbres, al corazón de la vida del trabajador rural, parte de un mundo muchas veces olvidado y poco retratado, al menos con la riqueza que presume Emiliano Torres.

Nota publicada originalmente el 29/09/2016 en

http://www.revistatoma5.com.ar/criticas/invierno-camino-dificil-cruzar/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *