Acerca de fichuasecas

Cuando a comienzos de este año (2015) empecé a tomarme en serio la búsqueda laboral, sentí que empezaba una etapa nueva. A las pocas semanas ya afirmaba lo que presumía: el horizonte quedaba lejos, la búsqueda era un laburo en sí mismo.

Me descubrí torpe, lento, falto de reacción y fuera de ritmo. Me levanté pronto, quise decir, hacer, proponer, reclamar y sobre todo mostrar. De eso se trata esto que ahora les llega a sus yemas. ¿Qué tienen en común una promo de televisión de Gaturro con un editado sonoro sobre la asunción de Bergoglio en el Vaticano? Pues nada. O todo para mí. Las ganas de comunicar, el deseo de cambiar, de no quedarme quieto, de intentar contar mejor lo que hago. Y si ese hacer, mostrar, decir trae consigo las buenas nuevas, será bienvenido. Acaso ese sea el objetivo final, pero para que precipitarse, si ya el camino es un todo.

Trabajo en televisión hace 11 años. Hago radio hace 7. Escribo siempre. Leí casi siempre también. Jamás fui de esos que se la saben todas, que muy temprano ya saben qué quieren hacer con sus vidas, con sus vocaciones. Sabía que era algo con el periodismo, sabía que escribiría, pero no sabía dónde, cómo ni cuándo. He aquí el resultado, escribo en varios lados al mismo tiempo, en más de una plataforma y en más de un tipo de papel.

Cierro este año con el inicio de este site, que espero sea el puntapié de muchas puertas abiertas. O puertas al fin. Así como la bicicleta resalta el azul, yo quiero ser parte de la figura, y no del fondo. Acaso creo que lo estoy intentando. ¿Qué cosa? En el fondo lo que hago es escribir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *