#Mis10series (el típico posteo que detesto)

Se acerca fin de año y proliferan los posteos de rankings, películas del año, “las 10 series que no te podés perder”, “las que tenés que ver antes de morir”, “las tres pavadas que no podés desconocer acerca de stranger things”, y una larga lista de etcéteras. Caigo en la trampa, y como pocas veces lo hice en este año, pongo mi gusto personal sobre la pretensión periodística y publico la lista de las 10 series que a mí más me llenaron.
No todas las vi este año, claro está. Pero muchas las terminé en este 2016. La lista es absolutamente arbitraria y como todo ranking supone un sinnúmero de cuestiones forzadas porque es obvio que no es lo mismo un policial de una temporada, que una serie con el presupuesto de Got o una producción local.
De todas formas, vale el ejercicio simplista. Hacia el final del post, agrego las que no entran  -a mi juicio- dentro de las 10.

#1The Wire
Porque David Simon juega a otra cosa. Porque el realismo con el que muestra a la ciudad de Baltimore difícilmente lo podamos encontrar en otra producción. Porque apuesta a un protagonista colectivo y cumple conthe-wire creces. Porque implicó un laburo de investigación periodística y de compromiso con las fuentes. Porque los personajes se mueven continuamente. Porque el guión es brillante. Dice muchísimo sin necesidad de ser explícito. Y casi no tiene lugares comunes, aunque puede que alguno se me escape.

#2TheSopranosthe-sopranos
Porque vive en James Gandolfini. Porque mete en la coctelera: mafia, sociedad norteamericana, psicología, idiosincracia, y una larga lista. Porque hace gala de la música
que la viste (The Wire también), por esos cierres de capítulos con un plano sugerido, una cámara alejandose para decirnos algo, recurso del cual vivieron muchos otros (Mad Men por ejemplo). Por Paulie, Chris Montisalti, Carmela, Junior, Bobby Bacala, Silvio, y un sinfín de personajes irrepetibles. 

#3Gameofthrones got
Porque es el renacer del género. Lo épico, lo medieval, lo fantástico como escenario de la lucha de clases. Del “Power is power”, de los linajes, de las correlaciones de fuerza, del despotismo, pero también las bases clamando por un representante que los invite a pelear por su libertad. Por el debate político que despertó entre tantos y tantas dispuestos a largas horas de pajas mentales, con la trama de una serie que una temporada te pone de rodillas y a la siguiente te levanta el mentón con orgullo. Donde no abunda el maniqueismo y te cambia el parecer sobre los personajes con los que te sentís identificado.

#4BreakingBad bb
Porque elevó al máximo el grado de tolerancia hacia lo perverso, la miseria humana, y lo puso en tensión con lo cómodo, lo políticamente correcto. Porque los personajes se transforman de una manera formidable, con actuaciones memorables, en un entorno familiar que termina por pudrirse por dentro. Lo narco, lo familiar, la hipocresía, la ambición, el deseo de sentirse vivo, los límites. Y sobre todo, porque nunca se les ocurra hacer una nueva temporada.

#5TrueDetective td
Temporada 1, está de más aclararlo. Sino fuera porque pesa más el éxito que tuvo Bb y sus cinco temporadas, sin dudas que True Detective estaría un escalón más arriba. Impecable policial, negro, macabro. De una trama compleja que en la mitad de la temporada te llena la cara de dedos y sentís que no sabés dónde estás parado, quién será el bendito asesino. Un relato brillante en una temporalidad alterada continuamente. Dos protagonistas elegidos al detalle (Woody Harrelson
y Matthew McConaughey), este último en un papel a la altura del de Dallas Buyers Club.

#6Houseofcards _DG27659.NEF
Por Kevin Spacey pero también por Robin Wright. Porque la apuesta de mostrar los vericuetos de la Casa Blanca es de por sí seductora. A pesar de que con el correr de las temporadas, el recurso del “vení te muestro las miserias que tenemos” termina por construir un relato más bien derrotero donde pareciera que nada merece ser cambiado. Por el acierto de volver al recurso de romper la cuarta pared, aunque también terminaron por dosificarlo porque resultaba repetitivo.  Porque termine pronto, cuanto más lo dilaten más irá cayendo su atractivo.

#7BlackMirror bm
Por las dos primeras temporadas sin el brazo “protector” de Netflix. Por sus planteos casi filosóficos sobre el voyerismo, los medios digitales, la sobre exposición de la intinmidad, las redes sociales, el amor, la muerte, y más. Por una ciencia ficción que hable en presente, o al menos en una temporalidad que resulta cercana, cotidiana, que interpela y cuestiona. Una pena la tercera temporada, evitable, previsible, más preocupada en la producción en gran escala que en mantener esos primeros guiones desconcertantes y provocadores.

#8StrangerThings strangerthings
Un soplo de aire fresco. Adorada por sus reminiscencias a los 80` y criticada por su excesivo boom marketinero. Casi que inevitable esto último. Pegó por sus aciertos y hay que bancarla como tal. Un casting inmejorable, un clima bien llevado y un sinfín de clichés que cuando funcionan para construir un relato convincente pierden su calidad peyorativa y se vuelven una caricia para los fanáticos. La amistad, la piba linda, el pibe freak, el monstruo, el policía del condado y la madre histérica por la perdida de su hijo: todo cuidadosamente narrado. Divertida y genuina. ¿Lo mejor que viste en mucho tiempo? Nah! Una muy buena serie, entretenida, bien construida y punto. Punto extra para la música.

#9Elpatróndelmal el-patron
Por el montaje entre el material de archivo incluido en los 74 capítulos (versión en N) y la ficción (¿existe tal cosa en esta serie?). Por Andrés Parra que compone un personaje increíble, imperfecto, temeroso pero sagaz, sin escrúpulos pero sumiso ante la palabra de su madre. Verraco todo. Sus secuaces también. El Chili, el Topo, su primo Gonzalo. Patico, su mujer. Todos. Puede que promediando la serie, se vuelva un poco tediosa, reiterativa pero vale la pena igual. Sin dudarlo.

#10ElMarginal el-marginal-4
Porque hay que apostar siempre por la ficción nacional y esta es sin dudas la que más se destaca de las últimas que salieron (me resta ver Estocolmo). Por los papeles de Juan Minujín, Gerardo Romano y Claudio Rissi. Por el despegue de Nicolás Furtado (Diosito) y Daniel Pacheco (James). Por representar parte de una realidad que en Argentina se oculta, o que cuando se menciona se la ningunea. En una sociedad donde se habla mucho de inseguridad pero nadie habla de las condiciones de los presos. En esas condiciones, El Marginal es un producto cultural más que valioso. La discusiones de sí termina pesando más la ficción que lo real la dejamos para los eruditos de pasillo.

También vi estas: The Americans (podría haber entrado entre los 10 tranquilamente)., American Horror Story (sólo 1ra.), The Borgias, The Tudors, The get down, The Walking dead (sólo la 1ra.)

Estoy viendo: Mad Men, Vikings, Roma y Luke Cage.
Termino esto y empiezo con:  The night of, Mr. Robot, Utopía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.