“Presencia siniestra”: Avisen cuando hay que asustarse

Una rubia. Una casa en medio de la nieve. Una bañadera con patas sobre un piso de madera. Un sinfín de lugares comunes hacen de “Presencia Siniestra” un thriller previsible, sin alma y con la actuación de su protagonista como único dato a destacar.

Mary Portman (Naomi Watts) acaba de enviudar. Su marido fallece en un accidente automovilístico y su hijastro (Charlie Heaton, el hermano de Will en “Stranger Things”) queda postrado en una silla de ruedas imposibilitado de casi la totalidad de sus funciones motrices más allá de las esenciales para subsistir. Es psicóloga y suele trabajar con niños, a los que atiende en un consultorio contiguo a su hogar.

El conflicto de la historia se desata cuando Tom (Jacob Tremblay, “Room”), uno de sus pacientes huye de su casa y llega pidiendo auxilio a su psicoanalista. Así sin mucho más, a los pocos instantes el niño desaparece. A partir de allí la vida (y la casa) de Portman se llena de ruidos, golpes, pasos y eventos desafortunados.

El género está lleno de ejemplos de largometrajes truncos. Es fácil caer en los lugares comunes, en los clichés y otros recursos; pero en ocasiones se permiten esas licencias cuando son utilizadas a favor del argumento. El problema de “Presencia Siniestra” es que los utiliza como una sumatoria de excusas sin demasiada coherencia. Cuando parece que la trama está en su punto más alto, el guión gira y vuelve a presentar o mostrar lo que era de mínima evidente.

En consecuencia, el producto final no llega a tener grandes pasajes de suspenso porque todo resulta más bien esperable. Sólo la interpretación de Naomi Watts es la que por momentos logra involucrarnos en algunas situaciones. Salvando las distancias, porque entre una y otra hay diferencias notables de presupuesto, los problemas de esta película se asemejan a los que marcamos en su momento en la película “Ecuación” (Mazurek, 2016). Personajes construidos de forma poco convincente, giros que cuando llegan el espectador ya está masticando pochoclos por inercia, y un desenlace desinflado.

La dirección está a cargo de Farren Blackburn (“Hammer oh the Gods”) que además de algunos largos dirigió un par de episodios de series como “Daredevil”, “Luther” y “Los Mosqueteros”, entre otras. “Presencia Siniestra”, su última obra, vas a poder encontrarla a partir de hoy en las salas de nuestro país. ¡Buh! ¡No digas que no te avisamos!

Nota publicada originalmente el 08/12/2016

http://www.revistatoma5.com.ar/cine/gore-verbinski-director-terreno/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *