Primerísimo Perfil y Protagonista: Enrique VIII

Enrique VIII, segundo monarca de la casa Tudor, fue rey de Inglaterra y señor de Irlanda durante 38 años. En la serie “Los Tudor” se puede ver parte de su historia, que incluye 6 esposas, de las cuales dos fueron decapitadas, y otras dos condenadas al ostracismo. Su reinado implicó la separación con la Iglesia Católica y su sede en Roma, así como también la fundación de la religión anglicana y el poder del monarca como autoridad máxima a nivel clerical.

Nacido en Greenwich en 1491, fue el tercero de seis hijos, de los cuales solo tres sobrevivieron a la infancia. Heredero de Enrique VII, quien falleció en 1509, tuvo que ocupar su cargo con tan solo 17 años, debido a que Arturo el primogénito de la familia y en consecuencia quien debería haber ocupado el trono, había muerto al poco tiempo de casarse con Catalina de Aragón, la hija menor de los Reyes Católicos de España .

En el marco de alianza entre ambos países, Enrique VIII heredó no sólo el trono sino también a la mujer de su hermano.Haciendo caso omiso de los consejos del Papa Julio II en cuanto a la validez del primer matrimonio con su hermano mayor, fueron coronados en la Abadía de Westminister. Catalina quedó embarazada al menos siete veces, aunque sólo uno de ellos, la futura reina María o más conocida como Bloody Mary (La Sanguinaria), sobreviviría a los primeros años de vida.

A lo largo de las cuatro temporadas de la serie, se destacan tres obsesiones del protagonista. Por un lado, la búsqueda de un hijo varón que pudiera heredar su trono, cuestión que sólo conseguiría con su tercera esposa Juana Seymore con quien concibió al príncipe Eduardo. Por otro lado, la persecución sistemática a todo aquel o aquella que negase su figura como líder máximo de la Iglesia de Inglaterra y que pregonara con las ideas protestantes. Y por último, los asuntos continentales, que llegaron hasta el ataque contra la revolución alemana de Lutero, la asimilación de Gales como parte de Inglaterra y la anexión de Irlanda, entre otras cuestiones.

Volviendo a su historia amorosa, uno de los momentos más desarrollados a lo largo de los capítulos es su “matrimonio” con Ana Bolena, por quien el rey fue excomulgado de Roma tras pedir la anulación de su matrimonio con su primera esposa. Bolena era una noble inglesa que, tras ser educada en Francia, había regresado a la corte como dama de la reina Catalina. De la unión de Ana y Enrique VIII nació Isabel I, quien llegaría a ser una de las soberanas inglesas más recordadas y longevas en el cargo. El desenlace de esta parte de la historia es bastante conocido y ha sido retratado en otras producciones, debido al trágico final de ella, decapitada por ser acusada de incesto, adulterio y traición.

La lista la completan Ana de Cleves, Catalina Howard y Catalina Parr, quien lo acompañaría hasta la muerte en 1547. En esos últimos años, la serie muestra la mayoría de sus inconsistencias, ya que el protagonista de la obra –Jonathan Rhys-Meyers- sufre escasos cambios físicos para una historia que recorre casi 40 años de mandato, y que no incluye como señalan las biografías del caso el deterioro de Enrique VIII, su obesidad tras un accidente que le provocó una úlcera en la pierna que no sólo lo limitó en términos de movilidad, sino que algunas fuentes acusan de haber henry-viiisido parte responsable de sus últimos días.

En resumidas cuentas, la historia que “Los Tudor” narra hace demasiado hincapié en la vida personal del protagonista, sin ahondar demasiado en los conflictos más vinculados con la política de aquellos años, entre las distintas corrientes de la iglesia, y la persecución a personalidades de la época como a Tomás Moro u otros. Quizás pueda ser un motivo de los problemas de la serie, la complejidad que implica querer mostrar una historia que abarca casi cuarenta años de historia. Sin embargo, ciertas licencias como que en el aspecto del protagonista se cuide más la “cuestión estética” que su fidelidad con el original, nos hace pensar más en otros intereses.

Para terminar, la vida de Enrique VIII también habla del fortalecimiento de una de las monarquías más poderosas que sentó las bases para la acumulación de riquezas, que favoreció la incipiente industrialización y el desarrollo de la marina británica, causa y motor de una futura revolución que ya es harto conocida.

Nota publicada originalmente el 16/11/2016 en

http://www.revistatoma5.com.ar/series/primerisimo-perfil-protagonista-enrique-viii/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *