Primerísimo perfil y protagonista: Tony Soprano

Se llama Anthony John Soprano, pero todos lo conocemos como Tony. Por él respiran Los Soprano. En su espalda se apoyó David Chase –el showrunner de la serie de HBO que entre 1999 y 2007 rompió los cánones de cómo escribir una serie-.

Tony nació en New Jersey, el mismo año que triunfaba la revolución en Cuba. Hijo de Livia y “Jhonny Boy”. Creció en la ciudad de Newark con sus dos hermanas, Janice y Bárbara. De su padre heredó la profesión –La Cosa Nostra-, de su madre el orgullo. La mafia en las afueras de Nueva York se ejerce en prostíbulos, mesas de juego, pero también en la construcción, la obra pública y otras ramas.

Tony lo aprendió todo. Se enfrentó a su tío –Corrado o Junior para los amigos- y dejó que sea él quien dirija la familia cuando nadie tomaba la posta. Eso le permitió seguir sus negocios, dejando que otro ponga la cara ante el FBI y otras famiglias.

Pero Tony no es el típico capo di tutti. Es padre de familia, aunque Carmela –su compañera- le pelea cabeza a cabeza cuando las papas queman. Sus hijos no son todo lo que él esperaba, pero a su modo los acompaña. Está en su CV la posibilidad de matar, de mandar a, y tantas otras yerbas que son materia conocida en el gremio, pero Tony también puede emocionarse por un par de patos caídos en su piscina. Puede llorar de bronca si un amigo lo traiciona. Puede ser tan seductor como misógino sin mediar distancia alguna entre una condición y otra.

Parte de sus debilidades son sus ataques de pánico. Se le cierra el pecho, comienza a transpirar y ¡Pum! Matón al piso. Si lo conocieras, te darías cuenta que no hay nada de paradójico entre sus debilidades y su vocación. Es así, terrenal, imperfecto. Por eso, gran parte de su historia, sucede en el consultorio de la Dra. Melfi. Diván no, pero psicoanálisis sí, asociación libre a fondo. Las causas de sus ataques de pánico, las preguntas sobre la relación con su madre, las mujeres y un secreto de sumario explícito –de su oficio se habla poco y nada- y queda ahí.
Entre sus principales secuaces se destacan Silvio Dante, Paulie Gualtieri y Chris Moltisanti, un sobrino político del cual Tony resultaría una especie de padrino en su formación criminal. De sus vínculos, hay momentos épicos con su hermana Janice; con el último de sus cuñados Bobby Baccalieri y, sobre todo con Livia, su madre, con quien tiene una relación de amor odio.

Todos ellos y cada uno de los momentos de la serie van haciendo de Tony un tipo querible, humano, errático. Sí, es cierto, estás pensando que también es asesino. ¡Tenés razón! Lo es, pero en ese mundo de criminales a sueldo, el protagonista de una de las mejores series que ha dado el vigoroso mundo de las series, es sin dudas un tipo que resulta accesible, real, y de su vínculo con el espectador depende un 80% el éxito de la serie.

Tony Soprano sin su traje de capo de la mafia se llamaba James Gandolfini, un actor norteamericano, hijo de padres italianos. Su madre, Santa, una cocinera de escuela secundaria, nacida en Estados Unidos pero criada al sur de Italia y su padre, albañil oriundo de Borgotaro (Parma). El 19 de junio de 2013, en Roma y a los 51 años, el corazón de Gandolfini dejó este mundo. Cuentan las crónicas que el papel que hoy tiene John Turturro en “The Night Of” estaba pensado originalmente para él.

Para terminar, vale incluir el testimonio de Brett Martin, que es sin dudas uno de los tipos que más lo conoció cuando cubría los rodajes de la serie, que luego terminaría siendo materia prima para los dos libros que le dedicó a la tira. En uno de ellos, Hombres fuera de serie, explica que para el actor interpretar a ese personaje requería en cierto punto ser siempre Tony Soprano. En sus palabras el periodista sostiene: “El grueso albornoz se convirtió en el signo distintivo de Tony, transformándole en una especie de oso doméstico, era mortal en verano bajo los focos, pero Gandolfini insistía en llevarlo puesto entre toma y toma”[i]. Parece que entonces no nos equivocamos y podemos afirmar tranquilos: Se llama Tony, vive en New Jersey.

[i] Hombres fuera de serie, Brett Martin. Ariel. 2014. Pag. 14.

Esta nota fue publicada originalmente el 02/09/2016 en http://www.revistatoma5.com.ar/series/primerisimo-perfil-protagonista-tony-soprano/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *